Han pasado más de 50 años desde que el gran teólogo del siglo XX, Karl Rahner, con ocasión de los debates conciliares, escribiera una de las más proféticas y conocidas frases sobre la fe que todos hemos escuchado y pronunciado muchas veces: “el cristiano del siglo XXI o será un ‘místico’, es decir, una persona que ha ‘experimentado’ algo o no será cristiano”.

Siempre he pensado que esta afirmación era absolutamente clarividente. Pero también he lamentado siempre que la fuerza y profecía de esta frase ocultara –o al menos diluyera- las otras dos grandes afirmaciones que Rahner propone cuando habla del cristiano del futuro. Además de la citada (él la define como “la capacidad de tener una relación personal e inmediata con Dios”), añade dos más: “el servicio al mundo como espiritualidad” y “una nueva ascética de la libertad”. Estas tres claves son para él las más importantes para poder vivir una espiritualidad cristiana nueva y renovada.

 

 

Descarga Documento